Hablamos de fotografía de producto y vamos a hacernos dos preguntas:

1ª ¿Qué es la fotografía de producto?
2ª ¿Es cara la fotografía de producto? ¿Me lo puedo permitir?

En relación con la primera pregunta diremos que la fotografía de producto se encuentra dentro de la fotografía publicitaría y la utilizamos, principalmente para mostrar de forma más atractiva en impactante un producto.

Dicho así, parece fácil, pero no lo es porque lo que buscamos con este tipo de fotografía es impactar al usuario, la imagen tiene que hablar, transmitir… y eso, nunca es fácil.

Si contestamos a la segunda pregunta… Rotundamente no.

Decimos que es caro porque vemos este tipo de fotografía como un gasto, cuando, en realidad, es una inversión.

Reflexiona un poco… ¿Te parece caro pagar 300€ mensuales por tu coche nuevo? No, ¿por qué? Porque el beneficio que te aporta es necesario y mayor que el gasto que te supone. Lo mismo ocurre con la fotografía de producto.

Al invertir en fotografía profesional de producto, sabemos que el retorno de dinero que nos dará será muy superior al dinero invertido en ella.

Imaginemos un restaurante, hacemos una fotografía de un producto, por ejemplo, una hamburguesa, bien acompañada, con una pinta inmejorable y que se vende a 4,50€.  Si esa fotografía cuesta 80€, por ejemplo, ¿cuántas hamburguesas necesito vender para recuperar mi inversión y empezar a obtener beneficios?

Muy pocas.

Apostar por fotografía de producto profesional no es caro, es rentable y una inversión imprescindible para tu empresa, porque ¿Quieres diferenciarte de tu competencia? ¿O no?